La tortura del aislamiento

En el pórtico de Trastorno, Thomas Bernhard recoge este pensamiento de Pascal: “Me estremece el silencio eterno de esos espacios infinitos”.

trastorno

A lo largo de la lectura sacude al lector un estremecimiento.

Publicada en 1966, esta novela está narrada por el hijo de un médico rural que acompaña a su padre en sus visitas médicas, mientras va evocando el atormentado mundo interior que lo tortura, así como el de su padre y el de su hermana. La idea del suicidio es recurrente y obsesiva:

“El dejarse ofuscar por los sentimientos, el no hacer nada contra el oscurecimiento -normalmente continuo- del espíritu llevaba a los hombres a la desesperación” .

Ningún hombre puede soportar vivir en un aislamiento tan completo, sin sufrir daños gravísimos en su inteligencia y en su carácter.

Thomas-BernhardEl lector recordará las vívidas imágenes del pasaje en que un molinero, dueño de unos pájaros exóticos, tras la muerte de hermano recientemente fallecido, los manda matar porque, “habían iniciado un griterío”.

Véase la entrevista de Asta Scheib (1987) aThomas Bernhardt, publicada en la revista DDOOSS.

Lectura de un fragmento de El fracaso por Franz Serrano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s